Medicina del viajero: la nueva tendencia de la prevención

0 4

La globalización y el acelerado desarrollo tecnológico han impactado en el número de viajes internacionales que se realizan en todo el mundo, tanto por negocios como por esparcimiento. La Organización Mundial del Turismo (OMT), en su informe Panorama del Turismo Internacional 2017, señaló que, durante los últimos 60 años, los turistas internacionales han pasado de 25 millones en 1950 a 1,235 millones de turistas en 2016.

 

Con este crecimiento en el número de traslados internacionales, también ha surgido una necesidad entre los viajeros frecuentes: el cuidado de la salud y la prevención de enfermedades. Al desplazarse entre lugares con diferentes condiciones climáticas, variados ambientes, situaciones sanitarias diversas, dietas distintas y agentes patógenos endémicos de ciertas zonas, los visitantes deben estar prevenidos para evitar padecimientos indeseados.

Para tratar, pero principalmente, para prevenir el contagio o adquisición de estas enfermedades, ha sido desarrollada la emporiatría, mejor conocida como medicina del viajero. Su objetivo es realizar un diagnóstico oportuno de la salud del paciente previo a realizar su viaje, y de acuerdo con las condiciones del lugar que vaya a visitar, administrar las vacunas o tratamientos necesarios para evitar contraer ciertos padecimientos típicos o potenciales de la región que visitará el turista.

 

Aunque esta disciplina no es nueva, hoy en día está cobrando mayor relevancia entre viajeros internacionales de todo tipo, desde estudiantes universitarios de intercambio y personas que realizan constantes viajes de negocios, hasta familias enteras que salen de vacaciones a descubrir un nuevo país. Sergio Sánchez, Director de Comunicación de Passport Health México, clínica especializada en medicina del viajero, explica que esto se debe principalmente a que “las personas hoy en día tienen un mayor acceso a la información. Saben que la salud es una prioridad en todo momento, y al viajar quieren asegurarse de estar en condiciones óptimas de poder disfrutar de su travesía”.

Aunado a esto, el creciente flujo de viajeros entrando y saliendo de diferentes áreas en el mundo ha obligado a los organismos gubernamentales de algunos países a imponer medidas preventivas para los visitantes que llegan a su territorio. “En Brasil o en muchos países de África, por ejemplo, es un requerimiento obligatorio para sus visitantes el estar vacunados contra la fiebre amarilla, una enfermedad viral transmitida por mosquitos que habitan en dichos países”, añadió Sánchez.

Debido al proceso de diagnóstico y valoración de la salud del viajero, los médicos expertos recomiendan realizar estas revisiones en un periodo de entre 4 a 6 semanas de anticipación al viaje, para prevenir cualquier problema y administrar todas las vacunas que sean necesarias.

 

“Estos procedimientos de diagnóstico tardan alrededor de 45 minutos, pues debemos valorar todos los riesgos posibles para los pacientes de acuerdo con el destino que visitan y las actividades que llevarán a cabo. Es importante que los pacientes acudan a clínicas especializadas y certificadas. En Passport Health estamos en contacto directo con el Centro de Control de Enfermedades, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de Salud y fuentes de vigilancia de epidemias en todo mundo que constantemente monitorean brotes de enfermedades y otros peligros para la salud”, destacó Sergio Sánchez.

Entre las medidas de prevención con mayor demanda se encuentran la vacunación contra enfermedades transmitidas por mosquitos, como la fiebre amarilla o el dengue, y las vacunas para prevenir enfermedades que se pueden encontrar en agua o comida contaminada como hepatitis A o tifoidea; así como el asesoramiento para prevenir padecimientos como la diarrea del viajero y las insolaciones.

Comments
Loading...