0
Posted 11 Mayo, 2017 by Pablo Berruecos in Comunicados de Prensa
 
 

Dormir más puede ayudar a combatir el antojo de comida chatarra

Nuevas investigaciones demuestran que la falta de sueño puede ocasionar que tomemos malas decisiones respecto a lo que comemos

 

Algunos días sólo tienes antojos. El pasillo de los dulces te llama. Esa bolsa de papas “misteriosamente” ya está vacía. ¿Y comer tu manzana diaria? ¡Sólo si está cubierta de chocolate y crema de cacahuate!

Bien, una nueva investigación publicada en la revista SLEEP[1] muestra que la falta de sueño realmente dispara los antojos.

 

Dentro del laboratorio del sueño
Para el estudio, los investigadores de la Universidad de Chicago examinaron el efecto de la privación de sueño en 14 hombres y mujeres durante dos series de visitas al laboratorio, de cuatro días cada una. Durante la primera visita, los participantes en el estudio promediaron 7.5 horas de sueño por noche, y durante la segunda visita, 4.2 horas. Durante cada visita, recibían comidas idénticas a las 9 am, 2 pm y 7 pm.

Pero cuando durmieron menos, querían más comida. De hecho, cuando los investigadores les ofrecieron colaciones a los participantes después de la cuarta noche de sueño restringido, fue todo un problema para ellos contenerse y se dieron un banquetazo, eligiendo colaciones que contenían, en promedio, el doble de grasa comparada con las colaciones que eligieron después de la cuarta noche de la fase de sueño normal. Y eso a pesar de que la comida que habían hecho tan sólo dos horas antes había sido enorme y cubría el 90 por ciento de sus necesidades calóricas diarias.

¿Por qué tan antojadizos?

“Hay mucho a debate sobre el impacto que tiene el estrés en nuestra dieta y en los hábitos diarios, pero esta investigación da un paso adelante, desenterrando la conexión cognitiva entre la privación de sueño y la lucha diaria con los antojos”, dice el Dr. Matthew Kuchan, responsable científico de la sociedad de Abbott con el Centro de Nutrición, Aprendizaje y Memoria (CNLM, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Illinois.

 

“El estudio sugiere que la falta de sueño puede disparar en el cerebro antojo por comida aun cuando no tenemos hambre, especialmente de alimentos con un alto contenido de grasa, y los resultados nos recuerdan que a pesar de lo ocupadas y demandantes que sean nuestras vidas, es importante darle a nuestro cuerpo la alimentación y el descanso necesarios para estar sanos”.

 

¿Por qué tanto antojo? Cuando estamos privados de sueño, los niveles de un endocannabinoide que se produce naturalmente se elevaron en un 33 por ciento por arriba que cuando dormimos lo suficiente. Además, los niveles se mantuvieron elevados hasta bien entrada la tarde y la noche. Los endocannabinoides producidos naturalmente por el cuerpo son una versión de los cannabinoides, moléculas que entre otras cosas, hacen que te encante comer de más comida dulce, salada y alta en grasa.

 

Así que, si quieres combatir el antojo de comida chatarra y comer más saludablemente, ¡el sueño debe ser una de tus prioridades!

 

 

Fuente: Hanlon EC, Tasali E, Leproult R, Stuhr KL, Doncheck E, de Wit H, Hillard CJ, Van Cauter E.Sleep Restriction Enhances the Daily Rhythm of Circulating Levels of Endocannabinoid 2-Arachidonoylglycerol. Sleep. 2016 Mar 1;39(3):653-64.

[1] Hanlon EC, Tasali E, Leproult R, Stuhr KL, Doncheck E, de Wit H, Hillard CJ, Van Cauter E.Sleep Restriction Enhances the Daily Rhythm of Circulating Levels of Endocannabinoid 2-Arachidonoylglycerol. Sleep. 2016 Mar 1;39(3):653-64.


Pablo Berruecos