Nuevas tecnologías dan esperanza ante la lucha de COVID-19 y una recuperación económica exitosa

0 7

Ciudad de México – En medio de los avances en el tratamiento contra la COVID-19, el campo tecnológico se ilumina abriendo nuevas perspectivas científicas y económicas, ofreciendo soluciones para que el mundo vuelva a la normalidad y reanude sus actividades diarias. Estimular este desarrollo creativo tiene como objetivo diseminar la propagación de un virus específico: SARS-CoV-2, causante de COVID-19. A partir de esta necesidad que ahora se le presenta a la humanidad, es fundamental que implementemos acciones prácticas que, combinadas con otras medidas de protección, traigan mayor seguridad a entornos en los que el flujo de personas es constante.

Uno de los avances importantes es el poder de la luz ultravioleta para la desinfección de aire, superficies y objetos. El uso de luz UV-C para inactivar microorganismos se ha estudiado durante décadas. Sin embargo, los objetivos eran bacterias y otros virus, hasta entonces. Actualmente, la aplicación de ciertas dosis de irradiación de luz UV-C impacta en la reducción del coronavirus en un 99% en solo seis segundos en las áreas iluminadas. Esta afirmación se basa en estudios como el realizado en los Laboratorios Nacionales de Enfermedades Infecciosas Emergentes (NEIDL, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Boston en Estados Unidos.

¿Cómo funciona la desinfección con iluminación UV-C? 

La luz UV-C deshidrata la capa de proteína y el material genético del virus, desactivando su fuerza y poniendo fin a su capacidad de reproducción y rastro de infección. La eficacia contra COVID-19 se extiende a otros virus y bacterias.

Para que esto ocurra, es necesario que la fuente de luz tenga diferentes dosis de radiación UV-C y, a su vez, una longitud de onda específica, ya que otros tipos de soluciones ultravioleta (como UV-A y UV-B) están destinadas a otros fines, como: el tratamiento de enfermedades de la piel, bronceado artificial, entre otros. Para inactivar la COVID-19, se utilizan luminarias profesionales equipadas con tecnologías que utilizan fuentes de luz UV-C.

“Se trata de un esfuerzo adicional a la lucha contra la pandemia mundial. Estamos hablando de un virus que ha cobrado más de 3 millones de vidas, responsable de infectar a más de 170 millones de personas en todo el planeta, según el sistema de conteo de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos. La iluminación ultravioleta marca un gran avance no solo para los esfuerzos actuales, sino también para vencer a futuros invasores invisibles,” declaró Rodrigo Sobral, Customer Segment Manager de Signify, líder mundial en iluminación.

En este duro enfrentamiento, la voz de la ciencia debe prevalecer. Hay sectores en los que fue posible la implementación del trabajo a distancia; sin embargo, hay una parte de las actividades que requieren que los empleados trabajen de manera presencial. Por ello, es importante llamar la atención sobre tecnologías, tanto residenciales como profesionales, que puedan garantizar la protección en diferentes espacios cerrados, tales como: oficinas, clínicas, industrias y transporte público. Sin el uso de estas tecnologías, se requiere una mayor frecuencia en los procesos de limpieza de los espacios, pudiendo generar a las empresas mayores costos operativos.

Los colegios e instituciones educativas son un caso concreto, ya que muchos de ellos no tienen la opción de clases a distancia y pueden requerir la presencia de profesores, cocineros y profesionales de la limpieza para que los alumnos puedan continuar efectivamente con las clases. El sector hotelero es otro ejemplo práctico de una actividad en la que la presencia física de los profesionales se vuelve imprescindible, lo que incentiva la búsqueda de medidas adicionales para incrementar la seguridad de las personas que necesitan acceder a estos espacios.

Actualmente, existen soluciones UV-C capaces de funcionar mientras las personas están presentes en estos entornos, siempre y cuando su implementación se realice correctamente. Por ejemplo, podemos mencionar las soluciones de iluminación instaladas en las paredes o techos de oficinas, en alturas mayores a 2.5 m; o incluso, gabinetes UV-C colocados en las recepciones de empresas y condominios, para que los pedidos recibidos sean esterilizados antes de ser enviados a sus destinatarios.

México, en concreto, enfrenta actualmente un aumento en el número de muertes y casos por COVID-19 en todo el territorio nacional, mientras que la economía del país atraviesa una profunda prueba de resistencia. Por eso, es importante que ambos sectores, público y privado, unan sus fuerzas para pensar en medidas que brinden a las grandes empresas y pequeños comerciantes herramientas efectivas para una reanudación más segura y confiable en sus operaciones.

Entre tantas lecciones, esta pandemia refuerza la importancia de la ciencia y sus avances tecnológicos en los últimos años. Signify ha estado a la vanguardia de la tecnología UV-C por más de 35 años y cuenta con un historial probado de innovación y una amplia experiencia en este tipo de aplicaciones. A pesar de que la situación actual es difícil, estamos aprendiendo una lección importante sobre cómo prepararnos contra futuros brotes de virus.

Comments
Loading...