Impacto de los hábitos de bienestar de los padres en los niños: Consejos de Wellhub

56

Ciudad de México a 30 de Abril 2024 – Los padres desempeñan un papel fundamental en la formación y desarrollo de sus hijos en muchos aspectos de la vida, y los hábitos de bienestar no son una excepción. Desde la alimentación hasta la actividad física y la gestión del estrés, los padres son modelos a seguir para los niños y sus decisiones diarias impactan directamente su desarrollo. 

“Los adultos que experimentan altos niveles de estrés en el trabajo y un desequilibrio en su bienestar en ocasiones recurren a métodos de cuidado menos óptimos para sí mismos y para sus hijos, como el sedentarismo, la elección de alimentos de rápida preparación pero poco nutritivos y los horarios de descanso interrumpidas. En Wellhub encontramos que el bienestar holístico, dentro y fuera del trabajo, es muy importante, y el 97% de los empleados en México está de acuerdo, pues lo consideran tan relevante como el salario”, asegura Miguel de Apellaniz, VP SS Latam de Wellhub. 

Los siguientes consejos de Wellhub te ayudarán a realizar pequeñas mejoras en tus hábitos de bienestar y los de tus hijos como consecuencia:

Promover una alimentación variada y nutritiva

Así como en los aviones se les indica a los pasajeros colocarse primero la máscara de oxígeno y después colocarla en sus pequeños, los adultos deben adoptar hábitos de bienestar para luego transmitirlos a sus hijos. Si mamá o papá acuden con un experto en nutrición e incorporan frutas y verduras en sus comidas de forma natural, los niños aprenderán a normalizarlas y consumirlas.

La OMS recomienda que los adultos consuman al menos 400 gramos de vegetales y frutas. Por otro lado, los niños de 2 a 5 años deben consumir 250 gramos, los de 6 a 9 años 350 grados y a partir de los 10 años es necesario consumir al menos 400 gramos.

Al acudir a un nutricionista o acceder a herramientas digitales como Lifesum, MyFitnessPal, por ejemplo, los adultos pueden entender mejor el balance de nutrientes en sus alimentos e inspirarse en nuevas recetas para compartirlas con los pequeños del hogar.

Inspirar la actividad física durante el día 

Ver a los adultos en la casa practicar algún deporte, caminar en lugar de utilizar el auto e incluso compartir actividades físicas con sus hijos son buenas prácticas para fomentar el movimiento de los niños durante el día. El nivel y la duración de las actividades que necesiten los hijos dependen en gran medida de la etapa de desarrollo en la que se encuentren.

De acuerdo con la OMS, los infantes de menos de un año deben experimentar juegos físicos en el suelo por al menos 30 minutos distribuidos en el día, mientras que los niños de 1 a 4 años deben moverse durante 180 minutos al día con distintas actividades físicas.  ¿Por qué no poner el ejemplo y unirte a una clase semanal para ganar fuerza y resistencia?

Algunos emprendimientos populares como Commmando, Energy, Siclo y UFC, y el servicio de fitness y bienestar, Apple Fitness+, facilitan a las personas realizar actividades físicas divertidas y que se adaptan a sus horarios y estilos de vida. 

Gestionar el  estrés y la salud mental

Además de la salud física, los hábitos de bienestar emocional y mental de los padres también tienen un impacto en sus hijos. Si los padres manejan el estrés de manera saludable, practicando técnicas de relajación, buscando apoyo cuando lo necesitan y fomentando una comunicación abierta sobre las emociones, es más probable que los hijos aprendan a hacer lo mismo.

Por el contrario, si los padres tienen dificultades para manejar el estrés o muestran comportamientos negativos en cuanto a la salud mental, los hijos pueden verse afectados negativamente y enfrentar desafíos similares. La OMS calcula que 1 de cada 7 niños y adolescentes de entre 10 y 19 años experimenta condiciones de salud mental, y la mayoría no son tratadas. 

Padres e hijos pueden beneficiarse de aplicaciones de meditación digitales como Headspace y Meditopia para llevar a cabo ejercicios de respiración, practicar el mindfulness y aprender a regular sus emociones de manera individual o en equipo. Por otro lado, los adultos pueden encontrar expertos acreditados en salud mental por medio de herramientas como iFeel para trabajar en su salud mental. 

En conclusión, los hábitos de bienestar de los padres tienen un impacto significativo en sus hijos y pueden influir en su salud física, mental y emocional a lo largo de sus vidas. Si no sabes por dónde empezar o necesitas apoyo para acceder a los servicios y herramientas mencionados en esta guía, pregunta al equipo de RH de tu empresa si cuentan con la prestación de Wellhub.

Conoce más sobre Wellhub aquí.

Comments
Loading...