Un estudio halla una relación entre lo que se compra para comer en el trabajo y la salud

129

Se estima que casi el 17% de la población en México tiene sobrepeso, más del 10% padece diabetes, más del 15% tiene hipertensión y un tercio de la población tiene mediciones de colesterol en sangre por encima de los niveles clínicamente seguros, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición.

Además, el 58% de la población mexicana de 18 años o más no practica ningún deporte físico en su tiempo libre, debido principalmente a la falta de tiempo y a las exigentes cargas de trabajo, lo que conduce a un estilo de vida sedentario, según cifras del INEGI.

Prepararse la comida puede parecer complicado muchas veces, así que comprar un trozo de pizza o un bocadillo puede ser una solución fácil. Pero esas compras pueden sumar después de un tiempo y tienen el potencial de afectar no solo a su bolsillo, sino también a su salud.

Un equipo de investigadores de Mass General, nombrado entre los mejores hospitales en Estados Unidos por U.S. News and World Report, dirigido por Anne Thorndike, MD, MPH, publicó recientemente un estudio en el American Journal of Preventative Medicine que evalúa la asociación entre las compras de alimentos en el trabajo y la salud en general, y descubrió que las compras más saludables estaban relacionadas con una menor prevalencia de obesidad, hipertensión y diabetes.

Anne Thorndike colaboró con el Departamento de Nutrición y Servicios Alimentarios de Mass General para crear el programa de etiquetado semafórico de alimentos que se implementó en las cafeterías de Mass General a partir de 2010.

El programa de etiquetado de alimentos, denominado Elige bien, come bien, califica la salubridad de todos los artículos de compra con una etiqueta verde (elegir más a menudo), una etiqueta amarilla (elegir menos a menudo) o una etiqueta roja (elegir con la menor frecuencia).

Elige bien, come bien se creó para educar a empleados y visitantes, y fomentar las elecciones saludables. Aunque investigaciones anteriores de la Dra. Thorndike y sus colegas demostraron que el programa daba lugar a compras de alimentos más saludables, no había forma de evaluar cómo afectaban estas elecciones a la salud.

Esta vez, Thorndike y su equipo quisieron profundizar más y controlar las elecciones alimentarias que se hacían en el trabajo para ver si podían afectar al riesgo de enfermedad cardiometabólica de una persona y repercutir en su salud general.

En el estudio participaron 602 empleados de Mass General que utilizaban regularmente las cafeterías del centro con el sistema Elige bien, come bien. Sus dietas y compras de alimentos en el lugar de trabajo se controlaron y evaluaron durante un periodo de tres meses, mediante una Puntuación de Compras Saludables, una media ponderada utilizando el sistema de etiquetado Elige bien, come bien.

Los investigadores también midieron la ingesta alimentaria en 24 horas utilizando el Índice de Alimentación Saludable (IMC), la presión arterial y la HbA1c para evaluar el riesgo diabético de cada participante.

Tras analizar los resultados, el equipo descubrió que la muestra de empleados de Mass General era sorprendentemente representativa de la población general en cuanto a su dieta. Alrededor del 20% de los participantes tenían hipertensión y casi el 30% eran prediabéticos, con una puntuación media del Índice de Alimentación Saludable de 60 (100 se considera una dieta perfecta).

En general, la compra de alimentos más sanos en el lugar de trabajo se asoció a un menor riesgo de obesidad, hipertensión arterial y diabetes/prediabetes.

Esto no quiere decir que el almuerzo sea el principal factor que contribuye al estado de salud general, pero la evaluación de las compras en la cafetería proporcionó a los investigadores una visión de los hábitos alimentarios de cada persona, incluido lo que comía fuera del trabajo. «No hay duda de que existe una relación entre lo que se compra en el trabajo y la ingesta dietética general y los factores de riesgo para la salud», afirma Thorndike.

«No podemos decir que lo que comes en el trabajo sea la causa de tus problemas, pero sí plantea la pregunta: si interviniéramos en lo que la gente come en el trabajo, ¿podríamos ayudar a reducir esos problemas?», concluyó Thorndike.

El objetivo de la investigación es intentar comprender mejor los comportamientos de elección de alimentos y cómo afectan a los resultados en materia de salud. La doctora Thorndike cree que los factores conductuales y cognitivos influyen mucho en los resultados de la obesidad y su investigación pretende entender cómo abordar estos factores para prevenir la obesidad.

Las tasas de obesidad y diabetes siguen aumentando a pesar de las múltiples intervenciones y campañas para promover un estilo de vida saludable en todo el mundo. La mayoría de esas intervenciones se centran en la pérdida de peso, y a veces eso funciona, pero a menudo se termina recuperando el peso debido a un régimen insostenible.

En cambio, la investigación de Anne Thorndike no se centra en la pérdida de peso, sino en la prevención del aumento de peso.

«Creo que, con tanto énfasis en la pérdida de peso, mucha gente se queda estancada. Si pudiéramos centrarnos en que los adultos no engordaran ni una libra más de aquí en adelante, creo que nos iría mucho mejor.»

La doctora Thorndike utiliza un enfoque poblacional para ayudar a la gente a tomar mejores decisiones, y la esperanza está en que este sistema pueda ampliarse y aplicarse en otros lugares de trabajo e instituciones para llegar a una población mucho más amplia fuera de Mass General.

Comments
Loading...